Café Negro.



...y es cuando todas esas voces que reverberan en mi mente, concurren; te recuerdo. Cuanto te odio!

Hoy volvía de casa de una amiga, algo tarde o muy temprano quizas, era ya de mañana; llegue a casa, mi primo estaba dormido, hace un tiempo q viene viviendo conmigo, desde que mis hermanas fugaron de casa, una se caso y vive en Madrid, la otra se salio de la universidad, de derecho; para seguir artes, ahora vive en Paris, muy de vez en cuando se algo de ella; llegue con sueño y cabecee un par de veces en el taxi, pero ya estando en casa se me dio por ver las noticias y olvide el sueño, como siempre accidentes y muerte, una pena ver cuantos muchachos extinguen su vida por ser eso mismo muchachos; que sentido tiene ser, sin seguir siendo despues, cual es el sacrificio, cual es el nombre del juego o las reglas, pensaba mientras veía con interés a la chica de las noticias ¡que labios!, mientras apago mi cigarrillo escucho el timbre era mi tía venia por mi primo se lo llevaría a provincias a que lo operen de no se que dolencia, a veces escucho muy a bajo volumen y no logro captar bien lo que me dicen, apenas la vi recordé que hace dos noches que no dormía y se me vino el sueño, me fui a dormir.

Dios cuanto tiempo he dormido! era de madrugada, busco a mi primo ya no estaba, recordé que viajaban esa misma noche, vaya no pude ni despedirme, vuelvo a mi cuarto y me percato q tengo ropa en el piso, ropa manchada, manchada de sangre miro mis manos y también tienen ese color, que paso...que paso?, deje mis planes de seguir durmiendo y empecé a recoger las ropas q estaban en el piso, las puse en la lavandería y deje que remojaran, mientras tanto me fui a la ducha y me di un baño, estaba comportándome como en un sueño asumiendo las cosas sin cuestionarlas, estaba siendo un autómata.

Popular Posts