De cuando los vigilantes de la democracia se cansaron de vigilar.


Es curioso ver a los que eran hasta hace poco los defensores de la democracia y la opinión general del pueblo, que se opongan hoy día a un instrumento democrático como es una consulta popular para revocar a una autoridad la cual actualmente no es aceptada por más del 50% de votantes, puedes tener una posición ideológica al respecto hasta de simpatía, vamos que mucha gente vota por la simpatía, pero esgrimir excusas del orden de "vamos a perder 2 fines de semana", "vamos tener que ir a las urnas 3 veces en menos de 2 años" es vergonzoso y realmente deja mucho que desear por el compromiso con la democracia de parte de los que en principio se autodenominaron los vigilantes y defensores de la misma, los cuales desdeñan un acto democrático por que les fregó el plancito de fin de semana o porque simplemente no pueden con la idea de realizar la odiseica tarea de ir a ejercer su "voto vigilante" 3 veces en 2 años, aparentemente es demasiado pedir para los máximos defensores de la democracia; esos que decían que si Ollanta no era bueno saldrían a las calles a derrocarlo, pero claro siempre que no sea un fin de semana.


Por otro lado está la ferviente creencia que si uno voto por alguien debe a toda costa quedarse el periodo por el cual fue elegido, con excusas del tipo “déjenlos trabajar”, “déjenlos terminar su mandato”, “que sirva de lección a los que votaron por ellos y aprendan a votar” esto es  mas que curioso ya que estos mismos se acuñan la autoría de haber sacado a la mafia fuji-montesinista, ufanándose en la época electoral presidencial diciendo: “si pudimos sacar a Fujimori podremos sacar a Ollanta si lo hace mal”, ¿pero cómo es esto? ¿Están a favor de derrocar gobiernos pero en contra de revocarlos?, realmente me parece algo muy confuso el modo de pensar de estos vigilantes trasnochados, creo que el trabajo que les demanda el compromiso tácito de su “voto vigilante” los tiene agotados física, mental y psicológicamente, al punto que no pueden ver su propia incongruencia.

Bueno déjenme decirles que el hecho de que a una autoridad se le delegue un periodo de 4 años  la alcaldía y de 5 años la presidencia del gobierno central, no es más que un consenso, el mismo que tenemos la oportunidad de cuestionar en una consulta popular como es la revocatoria, elegir a un mandatario no es como elegir a un monarca, no le estamos dando un cheque en blanco, citando las palabras de muchos autodenominados paladines de la democracia, hay formas de llevar un control de lo que hacen nuestras autoridades y hay formas de darle un alto a sus mandatos si lo creemos pertinente, es así como se ejerce la democracia.

La revocatoria es un ejercicio de la democracia y la única pregunta relevante aquí es si nos parece adecuado que esta gestión continúe o no, no votamos por personas ni colores políticos, votamos por hechos, obras, objetivos, logrados o no logrados, votamos por el resultado ponderado de la sumatoria de todos los aciertos y desaciertos de la gestión municipal actual, ni más ni menos, tengamos esto en claro a la hora de votar y no dejemos que ruidos externos nos quiten la oportunidad de ejercer nuestro derecho de elegir.

Popular Posts