De sueños y pesadillas.





...mas tarde esa noche cayo rendida en un sueño profundo del cual nunca pudo recobrarse, cual bella durmiente quedo inmersa en ese sueño gentil que la arrullaba y le recordaba a su madre, tiempo atrás muerta, y todos los bellos momentos que de su niñez añoraba, en su letargo pasaron, los años, lustros, décadas, siglos.... eones.

Sumergida en capas de éter donde ella empezó a diseñar su propio mundo, exento de esos temores que no la dejaban dormir especialmente aquellas noches en que sus amantes la dejaban olvidada en su alcoba fría, como antes su padre lo había hecho una tarde de agosto en un invierno de cuzco; también olvido incluirle esas responsabilidades que la agobiaban en su vida despierta, y quiso que todo fuera simple y calmo.

Vivo feliz su fantasía, de eterna e infinita libertad en un papel en blanco, en una historia inconclusa, una obra de teatro sin actores ni espectadores y cayo presa del aburrimiento y quiso tener a alguien con quien hablar.

Así fue creando vida, personas y escenarios donde representar sus juegos y ademas de otras criaturas, se divirtió mucho, todos los días le gustaba representar un sin fin de papeles y todas las criaturas le complacían, paso el tiempo y a veces la trama se complicaba y desviaba de como ella hubiera querido y terminaba ofuscada y decidía replantear esa realidad onírica, se ponía a soñar en una nueva creación y así fue saltando de universo en universo buscando felicidad como antes lo hacia con los amantes que le maltrataban.

Pero la psiquis y el subconsciente son áreas bastante complicadas y de pronto empezaron a reaparecer personajes de sueños pasados, en los nuevos mundos que creaba, como sueños recurrentes que hablaban de cosas que ella desconocía y le intrigaban, ellos eran tan reales que parecían reclamar su libertad de algún modo.


Todo esto a ella le recordaba su pasado y se sentía atrapada por las reminiscencias de su vida despierta, como si estuviera dentro de un circulo vicioso.

Quizás era un grito de auxilio por su eterno vagar sin sentido, quizás estaba aburrida de si misma, quizás fue la llamada de la locura que al final la termino consumiendo  en una interminable vorágine, como un sueño afiebrado el cual no podemos controlar; y para ella fue como estar en medio del océano dejándose llevar por las olas sin encontrar la orilla nunca jamas.

Popular Posts